La crisis sanitaria ha ocasionado cambios en las agencias aduanales y es necesario que las empresas exportadoras conozcan cómo les puede impactar a su negocio.

 

Entre las principales afectaciones que han visto las agencias aduanales son:

 

  • Cambios en los horarios de operación debido a las restricciones y medidas de seguridad.
  • Disminución de los trámites presenciales.
  • Prioridad al transporte de suministros médicos y sanitarios, lo que ha provocado retrasos en el flujo de otras mercancías.
  • Revisión sanitaria de unidades de transporte y operadores, lo que modifica la operación normal.
  • El tiempo de tránsito de mercancías internacionales se ha vuelto más lento y más complejo debido a las numerosas revisiones.

 

¿Qué pueden hacer las compañías exportadoras?

 

Mientras las diferentes industrias se encaminan a la reactivación de sus actividades y a convivir con la nueva normalidad, el panorama para el sector de logística y procesos aduanales seguirán marcados por los desafíos operativos que nacieron a raíz de la pandemia.

 

Las principales recomendaciones que las empresas pueden aplicar para hacerle frente a los cambios a los procesos de exportación son:

 

  • Monitorear los costos y tiempos del tránsito de las mercaderías.
  • Revisar las nuevas condiciones en los contratos con los transportistas.
  • Analizar los procesos de los despachos aduanales.
  • Tomar más tiempo de lo usual para garantizar que las mercancías cumplen con los protocolos sanitarios impuestos por los diferentes gobiernos.
  • Estar actualizado con respecto a los cambios en las directrices que emiten las diferentes autoridades sanitarias. Recuerde que conforme avance la pandemia, así se irán modificando los requerimientos en las diferentes fronteras. 
  • Si la empresa no está en operaciones debido a las restricciones sanitarias, es necesario que se planeen cuáles servicios y requerimientos de transporte internacional va a necesitar una vez que reactive las operaciones.

 

La reactivación de las actividades de las compañías traerá consigo una demanda acelerada y con grandes volúmenes de carga que los transportistas y despachadores aduanales tendrán que afrontar.

 

Se recomienda que las empresas logren acuerdos con los proveedores para alcanzar cobros justos y que ayuden a ambas partes a reanudar operaciones.