El sector de la exportación de piña es de los más afectados debido a los estragos de la pandemia.

Así lo detalló el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en un informe correspondiente a los meses de marzo a junio de este 2020.

En total se estima que el sector exportador registra una afectación de ¢28.055 millones para este periodo.

Según el MAG los exportadores se han visto afectados porque sus cultivos que estaban en un inicio para salir de Costa Rica, tuvieron que ser vendidos por otros canales, por lo tanto, no se tratan de pérdidas, pero sí de una redirección del destino de los productos.      

El informe del ministerio también contempla otros cultivos como papa, yuca, café, cebolla, plátano y melón.

La región más afectada por los exportadores de piña es la Huetar Norte, con ¢7.646 millones entre marzo y junio, de acuerdo con el informe del MAG.

El gran golpe para la exportación de la piña se debe a que este producto es muy importante para los hoteles y restaurantes de todo el mundo, pero debido a la crisis por el coronavirus, muchos de estos locales cerraron o atraviesan una severa crisis debido a la escasez de turismo.

A demás el cierre de las fronteras y el retraso de la logística de exportaciones también han afectado a los productores de este cultivo.

El golpe económico también ha impactado al empleo en zonas rurales, pues muchos agricultores fueron cesados o se le suspendió los contratos a raíz de la caída de las exportaciones. 

Según el informe, los meses más críticos fueron marzo y abril, y después se percibió una ligera recuperación, pero que está muy lejos de ser las cifras habituales.

Abel Chaves, presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), explicó en una entrevista para el periódico La Nación, que la exportación de la fruta se vio afectada por los cierres de mercado, por un lado, y por la reducción de los pedidos de las cadenas de comercio, cuando se podía llegar al país.