Las mudanzas internacionales suelen ser procesos engorrosos y complicados debido a que requieren de papeleo y trámites aduaneros.

 

Al contratar este servicio, se debe tener la consideración de contratar a una empresa responsable que garantice que las pertenencias llegarán en perfecto estado a su nuevo destino.

 

El primer paso para realizar una mudanza internacional, es solicitarle a la compañía una cotización que se acerque lo más posible a lo que será el costo total del traslado.

 

Seguidamente es necesario pautar la fecha exacta del traslado, debido a que se debe coordinar toda la logística de los traslados.

 

De igual manera se debe tomar en consideración los materiales de embalaje que se utilizarán durante la mudanza para garantizar la protección del menaje.

 

Para hacer más efectiva la mudanza internacional, las compañías que se dedican a estas actividades cuentan con convenios de otras empresas globales para garantizar que una vez que lleguen las pertenencias al nuevo país, estas podrán ser trasladadas hasta el punto específico que solicite el cliente.

 

Una recomendación es contar con un seguro de responsabilidad civil que cubra cualquier eventualidad o daño que puedan sufrir los enseres y demás artículos involucrados en la mudanza internacional. Generalmente el costo del seguro queda incluido en el presupuesto final del proceso de traslado.

 

Consulte con la empresa que contrató acerca de los requerimientos legales que solicita el gobierno del país de destino para que no existan inconvenientes cuando ingresen los artículos a aduanas.

 

Una compañía responsable le ayudará con todas las dudas y con los procesos que son necesarios para la mudanza internacional.

 

Es de suma importancia que el cliente tenga un inventario detallado de los bienes que serán movilizados, debido a que este documento es solicitado por las autoridades aduanales. La lista de bienes debe especificar los objetos que entran con el pasajero, así como los que llegarán días después.

El equipaje de la persona que se va a trasladar de país debe estar clasificado en dos: el indispensable que contiene los objetos de valor y que resulta esencial cuando la persona llegue a su nueva vivienda.

 

El otro es el que contiene el resto de artículos que pueden tardar semanas en llegar.

 

Para hacer la división de los bienes es primordial que exista una comunicación fluida y transparente con la empresa contratada para evitar malos entendidos.